Archivo de la categoría: microficción

Real TV

El caso del mando a distancia desaparecido, caso real, por supuesto, unido a mis incontables disquicisiones acerca del mundo de la televisión y su aterradora capacidad de alienación, hicieron alguna vez contacto y síntesis en mi cabeza, con la ayuda de la charla intrascendente en el bar con mi amigo Arto, y de allí surgió la microficción “Real TV” que a continuación les presento, siempre con cariño, desde luego:

REAL TV

—Mi teoría es que somos como un programa de televisión y Dios es un televidente con un control remoto de millones de canales —de allí su omnisciencia—.  Cuando el programa deja de ser redituable y se desgasta en sus fórmulas, pues es sacado del aire; es ahí cuando te mueres.  Y es verificable, fíjate: los programas más populares son los que incluyen violencia, sangre, sexo, escándalo…, y ¿quiénes son los que más y mejor viven? Pues los más violentos, los más escandalosos, los más sanguinarios; véase políticos, dictadores, gente de la farándula, millonarios…  La clave es entonces hacer que tu programa sea siempre atractivo para El Televidente.  No quiero que me borren así que necesito hacer algo impactante.  En éste episodio, por ejemplo, yo saco la Walther que llevo en el morral y le disparo a mi mejor amigo, o sea a ti, y luego le vuelo la cabeza a todos los que están en éste bar, ¿me sigues?

—Me parece que ya he visto muchas versiones de esa serie.

—¿Sí? ¿Y murieron los protagonistas?

—Diego, ¿pero en qué mundo vives!  Se suicidaron después de armar el jaleo.

—Mal asunto… Quiere decir que el tema está trillado y que el tipo ya está cansado de sicópatas…Hay que darle algo más.

—O todo lo contrario.  ¿Por qué no haces la versión masculina de la Madre Teresa de Calcuta?  Sería como un refrito de una serie antigua; podría gustarle.

—No sé…

Los payasos entraron al bar.  Coloridos, bailaron sobre las mesas derramando las bebidas en medio de una fanfarria circense que aturdía.  Con bromas pesadas lograron que los presentes pasaran del estupor al odio, desatándose un combate delirante.  El humo del cigarrillo se marchó del local al aleteo furioso de los puñetazos que iban y venían; los globos multicolores atosigaban el techo y Diego, en el suelo, con el labio sangrante, entre la borrachera de diez cervezas y un golpe de zapato gigante en las pelotas, pensó que estaba en una fiesta piñata.  Fue entonces cuando una cara blanca, con bola roja en la nariz y rizos verdes, se plantó frente suyo y le apuntó con una pistola Walther que había encontrado en un morral abandonado en el suelo.

“Caray,—pensó, antes de que su programa fuera cancelado— ¿por qué no se me ocurrió esto a mí?”

Anuncios
Ratón de biblioteca

Buceando en la escritura propia y ajena

¿A dónde van las hormigas cuándo llueve?

Sitio de la novela "¿A dónde van las hormigas cuando llueve?" de Javier Fernando Castillo Naranjo

Historias por Ensayo y Error

Este es un campo de experimentación, un laboratorio de aquello que más me gusta hacer: escribir.

yonoleosololoqueselee

Feria del libro virtual permanente de autores indies para acercar a los lectores a autores no tan conocidos, pero con una probada calidad literaria. Espacio de herramientas, ayudas e ideas para escritores principiantes o en formación.

bookers

Lee. Escribe. Bloguea

Eva Truth

El consejo de una mujer es poco, y el que no lo toma, un loco.

EL BLOG DE ADALBERTO

COMENTARIOS Y UTILIDADES PARA ESCRITORES PERFECCIONISTAS

Julian F. Gomez G.

Solo no te salgas de este umbral en el que la vida es una ilusión.

El abismo del poeta sin corazón.

Dejemos de escribir poesía con el corazón roto.

Cuadernarium

Blog de lengua y escritura

Realidad Bohemia

Red internacional de escritores.

Diario de una escritora

Sólo otro sitio de WordPress

memo valera

a escribir se aprende escribiendo

Palabras de Niebla

Blog literario

David Jimenez

Blog de David Jimenez

Crónicas de una escritora intrépida

Blog literario de la escritora Oana Frumuzache. Rincón de encuentro, motivación e inspiración.